La Voz en el Desierto de Nuestra Conciencia

Este domingo estamos celebrando la tercera semana de Adviento. El adviento es el tiempo litúrgico de la iglesia cuando nosotros nos preparamos espiritualmente para la venida del Señor. Esta venida se entiende como la Navidad o la natividad de Jesús.

La Iglesia, sabiamente, escoge colores y signos litúrgicos que nos pueden ayudar espiritualmente con este tiempo de preparación. En nuestras parroquias podemos ver los colores morados que cubren el altar, junto con las vestiduras que el sacerdote usa. Pero, ¿porque la iglesia escoge este color como signo del adviento? Bueno, es porque el color morado indica tiempo de recogimiento, de espera y de purificación para estar listos para celebrar la venida del mesías que ha sido esperado por mucho tiempo.

Por esta razón, nosotros como católicos debemos de utilizar estos signos litúrgicos para crecer en nuestra vida espiritual. Esta vida espiritual debe de estar acompañada del arrepentimiento y la purificación. Si, lo repetiré otra vez, nuestra vida espiritual debe estar acompañada de un arrepentimiento de nuestros pecados y caídas que hacemos durante nuestra vida. Así como el Evangelio del día de hoy dice, todos somos invitados a imitar a Juan el Bautista como “la voz en el desierto” que clama por justicia y para enderezar los caminos hacia Dios.

Esta voz en el desierto, por medio del sacramento del bautismo que recibimos, aplica para nosotros como profetas del Señor. Esta voz resuena en el desierto de nuestras conciencias que nos dice que debemos de alejarnos de la vida de pecado. Debemos dejar nuestros vicios que nos dañan a nosotros mismos y a los demás.

La voz en el desierto de nuestra conciencia nos invita a dejar de criticar al hermano y al vecino. Nos invita a rechazar los vicios de la pornografía que afecta nuestra vida de pureza. Nos invita a dejar el pecado de la contracepción que daña el matrimonio y su fin que es la unión de la pareja y la procreación de nueva vida. Nos invita a rechazar determinadamente el aborto y todos los métodos de abortivos que denigran la dignidad de la persona y el derecho de vivir.

La voz en el desierto clama, desde el lugar más intimo de nuestro ser, que debemos de practicar la justicia con Dios al cumplir con el deber de ir a misa los domingos y ayudar en el sostenimiento de ellas por medio de la colecta de la misa. La voz en el desierto nos invita sobre todo a abrir nuestro corazón a Dios y al prójimo.

Este tiempo de adviento, con sus colores y signos de arrepentimiento, usémoslo para contemplar con esperanza y fe la venida de aquel que se encarnó y nos regaló las puertas del cielo, Jesús de Nazaret.

Virgen purísima de Guadalupe, ayúdanos a imitarte en tu tiempo de esperanza del salvador, que así como tú llevaste con amor en tu cuerpo inmaculado la Encarnación misma, así también nosotros podamos llevar en nuestro corazón la esperanza de poder unirnos a tu gozo del nacimiento de tu hijo Jesucristo.

Por Gustavo Valdez, Director Asociado de catequesis Hispana del Instituto Obispo Helmsing

 

 

Tags: 

  • wedding shoes

    Couldn’t be written any better. Reading this post reminds me of my old room mate! He always kept talking about this wedding shoes. This way even more people can enjoy your posts Cheap Wedding Accessories and nothing beats a big audiance ;).I’m very certain they will understand lots of new stuff here than anybody else. I do appreciate that youve added relevant and intelligent commentary here though.wedding dress on sale Thank you!

Saturday
October 25, 2014
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph