Primeras Mañanitas Guadalupanas: Homenage a Lupita Ramirez y Cathy Arregui

Las primeras mañanitas de nuestra comunidad hispana a la Santisima Virgen de Guadalupe se llevaron acabo el día 11 de diciembre de 1987 en la Iglesia de San Miguel Arcangel 24th y Brighton, Kansas City, Missouri.

Despues que la Parroquia de San Miguel Arcangel fué cerrada, nuestra comunidad hispana se unió con otras tres Parroquias y con la bendición de Dios y nuestra Sra. de Guadalupe, el 11 de diciembre de 1997 10 años más tarde, se celebró las primeras mañanitas Guadalupanas aquí en la Parroquia de Nuestra Señora de la Pqz.

Gracias al apoyo incondicional del Padre Donald Helfrey, que Dios lo tenga en su gloria, que nunca dudó en asistir ala comunidad hispana para celebrar este día tan especial para los mexicanos.

Todo esto se escucha muy hermoso, pero al mismo tiempo hubo mucho esfuerzo, dedicación y sobre todo mucho amor y fé que fueron escenciales.

Qué cualidades más acertadas para describir a nuestras hermanas Lupita y Cathy, las dos hermanas iniciadoras de las Mañanitas Guadalupanas en nuestra Parroquia(OLOP).

No podemos negar que para nuestra comunidad es innevitable iniciar el mes de diciembre sin recordar estas dos grandes personas, el trabajo que con tanto amor y destreza realizaron al iniciar esta bella tradición de las mañanitas en esta comunidad, y recordemos el contexto la mayoria eran anglos e italianos, y una minoría eran mexicanos en aquel entonces, pero esto a ellas no las asustaba como me platicaba su hermana Beatriz: Cathy buscaba en las páginas del directorio teléfonico los apellídos hispanos y más tarde entre ella y Lupita llamaban para preguntar si estaban de acuerdo en participar e iniciar una Misa en español y posteriormente en planificar las mañanitas Guadalupanas, así como también me dijo Beatriz y Alicia (hermanas de ellas) que pasaban puerta en puerta tocando e invitando a las familias que ya habían localizado en las páginas del directorio para hacer contacto y una ivitación personal a celebrar este acontecimiento.

A medida que las escuchaba crecía más y más la emoción y la admiración que yo ya sentía por ellas.

Todavía recuerdo la sencillez pero al mismo tiempo la convicción con la que Lupita me animó a ser ministro de la Palabra en la liturgia, Sus gestos y sus palabras estaban tan llenas de Dios que dificilmente podía uno negarse a nada que ellas pidieran.

El compromiso está vivo en muchas de las personas de la comunidad, como por ejemplo las familias que se juntan para traer el mariachi para las mañanitas y las familias que vienen a decorar el altar de la Guadalupana, en una de las juntas de planeación pude escuchar que en la misa de cuerpo presente que se ofreció cuando Cathy murió estas personas le prometieron que siempre estarían allí para apoyar la celebración de las Mañanitas.

Hoy en día el 11 de diciembre ya sea en la mañana en la tarde o en la madrugada, todos cantemos a una voz, junto con nuestras dos hermanas Guadalupanas.

Cathy y Lupita gracias por esta herencia de amor a todas las generaciones.

Por Mayela Urizar, DRE de Nuestra Señora de la Paz

Dos hermanas, dos Guadalupanas , una sola fé.

desde San Miguel a Nuestra Señora de la Paz. siempre una misma fé.

Cada domingo encontrabamos una bien venida con una gran sonrisa siempre activas en la comunidad: Cathy luchando, Lupita, animando.

Nuestra pérdida es ganancia del cielo, pues, ahora el cielo se encuentra un poco más festivo con las dos hermanas. Las dos Guadalupanas.

Tags: 

Friday
April 28, 2017
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph