Que tengan más cautela o corazón blando a la hora de tratar con un inmigrante 

Alondra dando su testimonio de emigrante en la vigilia de oración elebrada el 15 de Enero del 2012 en la parroquia de la Santa Cruz.

Por Alondra

Hola!!! Mi nombre es Alondra y vengo de porta voz por tantos miles de inmigrantes de nuestra comunidad en especial de tantas madres de familia que día a día se exponen a las leyes de la cuidad.

La vida como indocumentados aquí en este país no es nada fácil ni agradable, todo empieza desde el momento que se cruza la frontera es muy dífila se pasan fríos, hambre, malos tratos y la mayoría de las veces se pone la vida en peligro. Y ya cuando se llega aquí pasamos por momentos muy desagradables y a veces comparados a los de un criminal y nosotros no somos criminales, nuestro único defecto frente a un policía es el hecho de no tener una licencia de conducir y una gran necesidad de manejar, porque aunque sabemos que no tenemos el permiso de manejar un automóvil lo hacemos por necesidad no por gusto ni mucho menos por burlarnos de la ley.

Todos tenemos necesidad de ir al trabajo, de ir a las citas médicas, de llevar a nuestros hijos a las escuelas y de muchas otras cosas cotidianas de la vida que nos obligan a ponernos frente a un volante.

Han pasado casos que solo por el hecho de no tener una licencia de conducir nuestra gente es esposada a la hora de ser detenida por un policía por una infracción de tráfico sin importar que sean madres de familia que traen consigo en el carro a sus pequeños y ni el llanto de esos pequeños impide que sean arrestadas. Nosotras como madres de hijos nacidos aquí en este país nos vemos obligadas moralmente a quedarnos ya aquí para darles un mejor futuro a ellos en su propio país.

Pero a veces nos llenamos de terror pensando que en un día común y corriente para nosotras por decir llevando a nuestros hijos a la escuela nos pare un policía y nos reporte al departamento de inmigración (como ha pasado injustamente ya en muchos casos) y como nosotras sin nuestros hijos nos vivimos pues tendríamos que llevárnoslos a nuestro país un lugar no apto para nuestros hijos por ser un país lleno de violencia e inseguridad.

Me pregunto yo “qué culpa tiene niños ciudadanos americanos de ir a un país inseguro solo por ser hijos de inmigrantes”

Por eso exhorto a nuestros policías que tengan más cautela o corazón blando a la hora de tratar con un inmigrante, que revisen bien los casos de quien verdaderamente si son criminales y a las que como yo solo somos madres de familia y somos buenas ciudadanas nos tengan consideración y no nos hagan sentir criminales.

 Por Alondra, parroquiana de la parroquia de la Santa Cruz

 

 

 

 

Por Alondra

Hola!!! Mi nombre es Alondra y vengo de porta voz por tantos miles de inmigrantes de nuestra comunidad en especial de tantas madres de familia que día a día se exponen a las leyes de la cuidad.
La vida como indocumentados aquí en este país no es nada fácil ni agradable, todo empieza desde el momento que se cruza la frontera es muy dífila se pasan fríos, hambre, malos tratos y la mayoría de las veces se pone la vida en peligro. Y ya cuando se llega aquí pasamos por momentos muy desagradables y a veces comparados a los de un criminal y nosotros no somos criminales, nuestro único defecto frente a un policía es el hecho de no tener una licencia de conducir y una gran necesidad de manejar, porque aunque sabemos que no tenemos el permiso de manejar un automóvil lo hacemos por necesidad no por gusto ni mucho menos por burlarnos de la ley.
Todos tenemos necesidad de ir al trabajo, de ir a las citas médicas, de llevar a nuestros hijos a las escuelas y de muchas otras cosas cotidianas de la vida que nos obligan a ponernos frente a un volante.
Han pasado casos que solo por el hecho de no tener una licencia de conducir nuestra gente es esposada a la hora de ser detenida por un policía por una infracción de tráfico sin importar que sean madres de familia que traen consigo en el carro a sus pequeños y ni el llanto de esos pequeños impide que sean arrestadas. Nosotras como madres de hijos nacidos aquí en este país nos vemos obligadas moralmente a quedarnos ya aquí para darles un mejor futuro a ellos en su propio país.
Pero a veces nos llenamos de terror pensando que en un día común y corriente para nosotras por decir llevando a nuestros hijos a la escuela nos pare un policía y nos reporte al departamento de inmigración (como ha pasado injustamente ya en muchos casos) y como nosotras sin nuestros hijos nos vivimos pues tendríamos que llevárnoslos a nuestro país un lugar no apto para nuestros hijos por ser un país lleno de violencia e inseguridad.
Me pregunto yo “qué culpa tiene niños ciudadanos americanos de ir a un país inseguro solo por ser hijos de inmigrantes”
Por eso exhorto a nuestros policías que tengan más cautela o corazón blando a la hora de tratar con un inmigrante, que revisen bien los casos de quien verdaderamente si son criminales y a las que como yo solo somos madres de familia y somos buenas ciudadanas nos tengan consideración y no nos hagan sentir criminales. o

Por Alondra, parroquiana de la parroquia de la Santa Cruz

Tags: 

Thursday
May 25, 2017
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph