La Cuaresma Ayuno y Oración

La palabra “cuaresma” viene de la palabra “cuarenta” y tiene un significado bíblico. En el Antiguo Testamento, Noé construyó un arca para sobrevivir una inundación que duró 40 días.  El pueblo de Israel pasó 40 años en el desierto cuando salieron de la esclavitud de Egipto hasta la llegada a la tierra prometida. En el Nuevo Testamento encontramos que Jesús ayunó por 40 días y 40 noches en el desierto para prepararse para su ministerio público.  De la misma manera, cada uno de nosotros pasamos 40 semanas en el seno materno preparando por el nacimiento.  Por lo tanto, 40 es un número que simboliza la preparación para algo importante.  Hay entonces 40 días en la cuaresma.

En nuestra tradición católica, cada año celebramos el tiempo litúrgico llamado cuaresma. Este tiempo litúrgico esta designado para ayudarnos a entender la función salvadora de Jesucristo de una manera más humana. Por esta razón, la cuaresma está llena de signos externos que nos ayudan a comprender realidades espirituales. Estos signos externos pueden ser las cenizas en la frente que recibimos en la iglesia, la abstinencia de carne durante los viernes de la cuaresma y semana santa, y los 40 días que definen la cuaresma.

Los tres son signos externos que los católicos practican el tiempo de cuaresma.  Empezando con el Miércoles de Ceniza, los cristianos reciben cenizas como signo de luto y penitencia. Las cenizas representan la tierra de donde la raza humana fue formada desde el día de la creación y nos recuerda que algún día volveremos a ella. Por esta razón, cuando nos acercamos a recibir la ceniza, el ministro nos dice, “arrepiéntete y cree en el evangelio” o “en polvo eres y en polvo te convertirás. La ceniza, entonces, no es más que un signo externo que nos habla de algo mucho más profundo, el reconocimiento público de nuestra fragilidad humana.

La Iglesia también recomienda el ayuno como parte de la penitencia y mortificación de nuestro cuerpo. El ayuno puede ser interpretado como la abstinencia de alimentos que nos son de mucho agrado como la carne o algún otro alimento atractivo a nuestro paladar. El ayuno debe de ser voluntario y acompañado con oración diaria. La oración ayuda a reforzar la mortificación física del cuerpo que se está logrando al evitar comer lo que más nos gusta. Sin embargo, si no oramos, entonces el ayuno se convierte en dieta, pero no en un acto de purificación y perfección del alma.

La cuaresma, como su nombre lo indica en un tiempo de 40 días de preparación para algo importante, la resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Este tiempo inicia el miércoles de ceniza y termina con el Domingo de Ramos o el inicio de la celebración de la Semana Santa. Este tiempo de preparación de 40 días va presentado a Jesús en su recorrido desde la proclamación publica de Juan el Bautista con la llamada al arrepentimiento, hasta la pasión de Cristo y la celebración de Su resurrección el domingo de Pascua.

 Durante la cuaresma, los cristianos nos preparamos para poder experimentar plenamente el misterio de Cristo resucitado. Las costumbres antiguas de oración, ayuno, y diezmo nos ayudan a vivir la cuaresma en maneras concretas.  El Papa Benedicto XVI, en su mensaje de cuaresma a los cristianos, recomendaba actos de caridad como una manera de observar la cuaresma.

Así como los esfuerzos de mantener lazos de comunicación con familia y amigos, la oración cotidiana es una manera a profundizar la relación con Dios y con los prójimos.  Las conversaciones con Dios nos ayudan a separar el alma de malas acciones y a entrar en el camino hacia la salvación eterna.  Al Igual como el ejercicio físico fortalece el cuerpo, el ayuno y otras formas de auto negación fortalecen el alma.

Las parroquias católicas también como otras iglesias cristianas ofrecen servicios especiales y programas de educación durante el tiempo de cuaresma.  Aprovecha este tiempo de oración, ayuno y diezmo conectando con el verdadero significado de la cuaresma.

Por Gustavo Valdez, Director del Ministerio Hispano, Diócesis de Kansas City-St. Joseph.

Tags: 

Saturday
March 25, 2017
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph