Su Voto Si Es Un Asunto de Conciencia Moral

Por Luz Edith Montes

El año de la fe tuvo su inicio el pasado 11 de Octubre y los cristianos católicos estamos llamados durante este tiempo a reflexionar profundamente en la Palabra de Dios e intensificar los esfuerzos por ayudar a todos los creyentes en Cristo a formar su conciencia sobre la verdad del Evangelio, de tal manera que nuestra Fe sea fecunda, eche raíces y de frutos. Formar la conciencia moral, sin embargo, nos presenta un gran reto como Iglesia, que como creyentes comprendamos que así como alimentamos el cuerpo con comida, la conciencia precisa de alimento espiritual y racional; cuenta una historia que había un viejo amerindio que estaba sentado con su nieto. Le decía: “Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo egoísta, enojado, violento y vengador. El otro esta lleno de amor y compasión” El nieto pregunto: “Abuelo, dime, ¿Cuál de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?» El abuelo contesto: «Aquel al que yo alimente»… La reflexión seria entonces discernir si el alimento que ha nutrido nuestra conciencia moral ha sido el correcto; y preguntarnos si es nuestro voto fruto de esa conciencia moral alimentada por la Fe, o mas bien nuestras actuaciones en la participación social muestran la ausencia de conciencia moral.

Con ocasión a las elecciones presidenciales, la formación en la fe, que no solo se refiere a los contenidos sino a la transformación del corazón, conciencia y acciones del hombre, debe ser la inspiración de una conciencia cristiana con compromiso social y político en una sociedad democrática como la nuestra. Dado que muchos de nosotros con el paso de los años hemos mal aprendido y asumido que la Fe y la Política van por caminos completamente separados; lo cierto es que al respecto, los creyentes contamos con herramientas como el Catecismo y el Compendio de la Doctrina Social, que nos direccionan y dan luz a cerca de nuestra participación en la vida social. Las enseñanzas de la Iglesia, que es Madre y Educadora (Gal 6,2) y columna y fundamento de la verdad (1 Tim 3,15), han sido innumerables y dicientes, observamos por ejemplo que en la Carta a los Romanos se señala: «Rm 13, 1: «No hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas», a su vez el Concilio Vaticano II le hace un complemento indicando que «si la autoridad responde a un orden fijado por Dios «la determinación del régimen y la designación de los gobernantes han de dejarse a la libre voluntad de los ciudadanos». Así entonces, al creyente le es apropiado entender y aceptar en su corazón que ningún ámbito de la vida humana queda fuera de Dios (Jn 15 5), y que la responsabilidad de ser ciudadano compromete su conciencia e integridad en los aspectos morales, sociales y en su fe. Por lo tanto, «la enseñanza social de la Iglesia plantea en los fieles un deber moral de coherencia pues en su existencia no puede haber dos vidas paralelas: por una parte, la denominada vida «espiritual», con sus valores y exigencias; y por la otra, la denominada vida «secular», esto es, la vida de familia, del trabajo, de las relaciones sociales, del compromiso político y de la cultura».

Este es un tiempo en el que hemos estado recibiendo información a través de los medios, de personas u organizaciones a cerca de los candidatos y sus campañas, y algunas veces directa o indirectamente se nos sugiere cual seria el mejor partido y/o candidato. Desafortunadamente nuestra falta de formación en la fe y en la enseñanza de la Iglesia al respecto, nos lleva a hacer elecciones que desconocíamos a profundidad y que solo fueron hechas como resultado de una fuerte persuasión. La participación del creyente mediante el voto, debe ser la culminación de la comprensión racional y moral que este hace para escoger, no puede prescindirse de ninguna de estas dos al momento de tomar una decisión que compromete el bien personal y colectivo; en otras palabras, si el ciudadano no cuenta con información completa y educación correcta, el creyente participara en la vida social de manera insuficiente, incorrecta y potencialmente inmoral.

Como vemos, la importancia que implica hacer uso del voto requiere de una concienzuda revisión y reflexión de aspectos que encontramos en la Doctrina Social de la Iglesia, estos cimientan y motivan la virtud moral de la solidaridad no como «un sentimiento superficial por los males de tantas personas, cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos”; en ese sentido, cuestionarnos sobre la conciencia moral, la solidaridad y el bien común resulta urgente dadas las circunstancias actuales de nuestra sociedad, hacer el ejercicio de preguntarnos si nuestros candidatos con sus programas pasarían la rigurosa prueba que dicta el trabajar por el bien común, esto es, temas como la vida y la dignidad de la persona, la protección de la familia (matrimonio de hombre y mujer) como unidad fundamental de la sociedad, los derechos y deberes que nos permiten vivir y actuar de acuerdo a la dignidad que nos ha dado Dios, la opción por los pobres e indefensos, la dignidad del trabajo y los derechos de los trabajadores, la solidaridad y el cuidado por la creación. Si definitivamente no pasan la prueba, estamos a tiempo de actuar, nuestra conciencia no puede ser persuadida por prometedores discursos que cumplan parcialmente. Debemos mas bien procurar ser coherentes con nuestra fe y obrar el bien, en Santiago encontramos claramente este llamado: 4,17: “Aquel, pues, que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado.” y 1, 22-24: “Poned por obra la Palabra y no os contentéis sólo con oírla, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno se contenta con oír la Palabra sin ponerla por obra, ése se parece al que contempla su imagen en un espejo: se contempla, pero, en yéndose, se olvida de cómo es.”

 

Por Luz Edith Montes, Colaboradora del Radio católico de la Diócesis de Kansas City-St. Joseph

 

Tags: 

Thursday
September 21, 2017
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph