Primer Encuentro Diocesano de Jóvenes Hispanos ‘Champions of Faith’

Por Edith Montes
Coordinadora de Jóvenes Hispanos

Después de seis meses de preparación, Dios en su inmenso amor e infinita misericordia nos permitió participar de su obra. Todo comenzó el primer lunes de Febrero de este año, después de que nuestro anterior director de Ministerio Hispano, Gustavo Valdez, convocara a los líderes jóvenes que fueron invitados por los sacerdotes que trabajan con Ministerio Hispano en sus parroquias; ese día acudieron aproximadamente seis jóvenes adultos. En esa oportunidad comenzamos por compartir un poco de nuestras experiencias en las parroquias y de nuestra fe, surgieron diferentes ideas, opiniones en torno a un objetivo común: Evangelizar a los jóvenes de nuestra diócesis en el año de la Fe. Con el tiempo descubrimos que ser un Campeón de la Fe consistía en conocer y ser testigos del amor de Dios cada día a pesar de las dificultades, también en que estábamos llamados a luchar para correr nuestra carrera de la vida en busca de la corona que no se marchita y al final poder decir como San Pablo en la Segunda Carta a Timoteo 4:7-8: 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día, y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

En las primeras reuniones estuvimos presentes William Medina (Nuestra Señora de la Paz), Christopher Mendoza y Jennifer Medrano (Nuestra Señora de la Presentación, Lee’s Summit) y Marimar Gutierrez (San Antonio). Todas y cada una de estas juntas, las ofrecíamos a Dios, para que Él nos guiara y nos permitiera discernir lo que Él quería para sus jóvenes; poco a poco se fueron abriendo puertas y cerrando otras, pero seguíamos confiados en que Dios mostraría el camino a seguir. Cada lunes a las 5:00 pm nos dábamos cita en el Centro Católico para aprender un poco de Dios, de los hermanos y de la organización de este evento único y sin antecedentes en la Diócesis. Algunas veces fuimos también a la Parroquia de Nuestra Señora de la Presentación para reunirnos, en donde nuestro querido sacerdote Darvin Salazar nos acogía y reconfortaba con la Palabra de Dios para no desfallecer en esta obra de Dios. Siempre estuvo allí, no solo siendo quien organizara el comité liturgia para la Santa Misa, sino que también presente en reuniones, oraciones, y dando lo mejor de sí mismo, como un buen pastor con sus ovejas. Damos gracias a Dios por su vida y presencia en el Ministerio de Jóvenes Hispanos.

Durante los meses de Abril y Junio se unieron a nosotros cuatro jóvenes más, Yessica López, Michelle Hernández, Javier Navarro y Wendy Mora (Santa Sabina), llegaron con mucho ánimo, mas ideas y además su respuesta al llamado de Dios fue inmediata, no lo pensaron dos veces cuando les invitamos. Sabíamos que este Encuentro Juvenil Hispano, era un medio a través del cual Dios nos llamó a vivir el amor de Cristo en lo personal y comunitario, fue un pretexto para unir a tantos católicos que no se conocían entre sí para un propósito común, llevar la Buena Noticia de Jesucristo a los jóvenes. Los días pasaban y encontramos apoyo de muchos líderes de nuestra Diócesis, los Caballeros de Colón nos ayudaron con la alimentación, el señor Alfredo Torres con el sonido, la Comunidad de Renovación Católica Carismática “Los del Camino” con servidores, chaperones y ministerio de intercesión, los servidores, monaguillos y coro de la parroquia Nuestra Señora de la Presentación, Lee’s Summit, el señor Juan Carlos de la radio estación la Super X 1160 quien difundió el evento con mucho entusiasmo, la Arquidiócesis de Kansas que nos permitió anunciar el evento en sus parroquias y actividades de ministerio hispano, y todos y cada uno de los diferentes grupos parroquiales que se ofrecieron para servir en toda la jornada del Encuentro, sabemos que de cada parroquia tuvimos voluntarios. Igualmente, no quiero dejar de agradecer al señor Joseph Monachino, director de la Escuela San Pio X, que desde el principio abrió las puertas de esta institución de manera incondicional, amable y desinteresada, con único propósito, servir a Dios y a los jóvenes. Y para completar las bendiciones de Dios, a unos pocos días del Encuentro, el Señor nos regaló a Miguel Salazar, nuestro nuevo Director de Ministerio Hispano, al llegar sus palabras fueron “buscad primero el reino de Dios y todo lo demás se os dará por añadidura”, participó con nosotros como maestro de ceremonias, nos compartió de su experiencia de Fe y vivió en el gozo de Dios junto con todos los jóvenes toda esta maravillosa obra del Señor.

De mi parte como Coordinadora del Ministerio de Jóvenes Hispanos, no dejo de agradecerle a Dios por todos y cada uno de los que atendieron este llamado de Dios, los que de una forma u otra participaron en este proceso, como Gustavo Valdez y Jude Huntz por su apoyo y guía, Beatriz Livingston y el Padre Rocha por su apoyo desde la oficina de Vocaciones, y a Norma Molina y Jacob Livingston desde el Bishop Helmsing Institute. Especialmente quiero agradecer a todos nuestros amables sacerdotes de la Diócesis por sus oraciones y por permitirnos anunciar en cada misa en español la invitación al Encuentro Juvenil y publicar el Encuentro en sus boletines semanales, también a todos los sacerdotes que estuvieron allí ayudándonos a confesar jóvenes que no se confesaban hacía ya bastante tiempo, y a los que concelebraron la Sagrada Eucaristía con nuestro reverendo Obispo Robert Finn. De la misma manera, agradecemos a nuestros expositores Liliana Mejía, Ernesto, y los seminaristas Jorge Andrés, Luis Felipe y Olvin Girón, a la hermana Faustina y a nuestra Key Note Rosalinda Villaseñor que, a pesar de haber estado muy delicada de salud, vino a compartirnos su testimonio y a enseñarnos la importancia de ser un Campeón de Fe; por último nuestros más sinceros agradecimientos a los Jóvenes de Valor que, al ser adoradores en espíritu y en verdad, ayudaron a tantos jóvenes a tener un primer encuentro con Cristo más profundo y sincero a través de la música, la danza y el teatro para Dios. Por todos ustedes doy infinitas gracias a Dios por su vocación y ministerios. Estarán siempre en nuestras oraciones.

Para terminar, nos quedamos con algunas de las palabras que Dios, por medio de nuestro amado Reverendo Obispo Robert Finn nos regaló: “vayan a los lugares a donde yo no puedo ir, vayan a las personas a las que yo no puedo llegar, ustedes son mi voz, los envío… y citando a S.S Francisco, “espero que salgan a las calles y que hagan lío…Quiero líos en la diócesis”, y sonriendo nos decía que esperaba que fueran buenos líos, y que no tuviéramos miedo… Al finalizar nos dijo a todos: “los quiero”.

Esperamos en Cristo y Maria, que muchos jóvenes sean levantados y comiencen a hacer lio en la parroquia, en la escuela y a donde quiera que vayan siendo auténticos cristianos católicos, que comiencen a ser luz en las tinieblas y que como dijo nuestro Santo Padre Francisco “No se desanimen, no pierdan la confianza, no dejen que la esperanza se apague”. “La realidad puede cambiar, el hombre puede cambiar”. Esperamos que para próximos encuentros juveniles sigamos contando con sus oraciones y apoyo, porque esta misión hasta ahora comienza. Si olvide mencionar a alguien ofrezco mis disculpas.

 

Tags: 

Monday
December 05, 2016
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph