Homilía para Misa del Año de la Fe – Parroquia de Santa Sabina

Queridos amigos,

Nos reunimos hoy para esta Misa especial del Año de la Fe. He estado celebrando la Santa Misa en el Año de la Fe a través de la diócesis, y estoy muy agradecido de estar con ustedes este día.

El Papa Benedicto comenzó el Año de la Fe, y ahora el Papa Francisco continúa guiándonos en nuestra reflección sobre la Fe que es la base de nuestras vidas como Católicos. El Papa Benedicto nos recordó que no podemos contar con que la cultura en la que vivimos apoye nuestra fe Católica. Es más importante que nunca que pensemos cuidadosamente en nuestra fe – de lo contrario puede ser debilitada por el materialismo, o por el relativismo que trata de crear una nueva serie de verdades contraria al Evangelio.

Sabemos que muchos Hispanos han sido guiados al mal camino por denominaciones no Católicas las cuales rechazan la Santa Eucaristía y nos separan de nuestra tradición y devociones a Nuestra Santa Madre, nuestros santos, nuestra conexión al Santo Padre y muchos de nuestras enseñanzas morales. Debemos trabajar duro aprendiendo nuestra fe, vivirla fielmente, y pasarla a nuestros hijos.

El Papa Francisco, en su viaje reciente a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud, fue recibido por millones de Católicos, incluyendo muchos jóvenes de todo el mundo. Fue muy claro que él es una fuente muy poderosa de unión en nuestra fe. El Santo Padre Francisco fue a las calles a encontrar a los pobres – y de esta manera él nos da un ejemplo del poder de nuestra fe en caridad hacia los demás. No hay otra Iglesia que haga tanto por los pobres, por educar a nuestra gente joven, por enseñar la verdad.

Cuando el Papa Francisco se encontró con los jóvenes les dijo que ellos también necesitar salir. De manera extraordinaria él compartió este mensaje que debemos estar listos a involucrarnos – aunque signifique que a veces la gente no se sentirá confortable.

El Papa Francisco dice: “¿Qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. … Quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera… Quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos.

Las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir; …”

Cuando escuché estas palabras, les pregunté a algunas personas que hablan Español “¿Qué significa, esta palabra, lío?” En Inglés decimos “Hacer un mess, un gran problema.” El Santo Padre dice, “Quiero lío en las diócesis…” Luego, después de uno momentos el se disculpa, “Que me perdonen los Obispos y los curas, si algunos después le arman lío a ustedes, pero….” Pero el Papa es muy claro: él quiere que nos involucremos.

El Papa no quiere que hagamos “lío” sólo por hacerlo. Más bien, debemos estar listos a mover las cosas, para cambiar el mundo, por el amor al Evangelio. Para lograr esto tenemos que permanecer cerca de Jesucristo. En la segunda lectura de hoy, escuchamos, “Fija siempre tus ojos en Jesús, autor y consumador de la fe.” Tenemos que rezar mucho. Tenemos, también, seriamente que cambiar nuestra vida.

Así que les digo, como dice el Papa, Estén cerca de Jesucristo. Sean fieles a la verdad. No tengan miedo de salir y hacer una diferencia – aunque sea un lío.

En la primera lectura, el profeta Jeremías sufrió mucho por hablar la verdad de Dios. También nosotros tendremos que sufrir. Jesús dice en el Evangelio de hoy, “¿Creéis que estoy aquí para dar paz a la tierra?,…. He venido a arrojar un fuego sobre la tierra.”

Cuando vivimos nuestra fe debemos hablar la verdad que proviene del Evangelio. ¿Qué significa esto hoy en día?

Si el gobierno nos dice que estamos obligados a pagar por contracepción, esterilización, y aborto, debemos decir, No. Nuestra conciencia no nos permite esto, aun si esto causa un lío.

¿Debemos negar la belleza de un matrimonio auténtico entre un hombre y una mujer? No. Y aunque esto nos cause sufrimiento, debemos decir no.

No debemos elegir líderes quienes no protegerán la vida humana del aborto. Esto es claro.

Y todos los Americanos deberían estudiar La Palabra de Dios, la cual dice claramente, “No oprimirás al extranjero.” Muchas veces en el Antiguo Testamento, la palabra de Dios llegó a Su gente, “No oprimirás al extranjero. Ustedes saben muy bien lo que significa ser extranjero, ya que lo fueron en Egipto.”

Para algunos en nuestro país este es un mensaje muy fuerte, pero nunca debemos quedarnos callados. La fe requiere que trabajemos duro por esto aunque signifique sufrimiento. Siempre con oración; siempre en paz; siempre cerca de Jesucristo y con respeto – pero siempre debemos tener una fe que está viva.

En este bello Año de la Fe, le pedimos a Dios que nos fortalezca nuestra fe Católica. Necesitamos su gracia supernatural para perseverar. No sólo deseamos “hacer buenas obras,” pero “hacer buenas obras, con Cristo, por el amor de Jesucristo.” Jesús, Aumenta nuestra fe. Jesús, haznos apóstoles para llevar la Fe al mundo.

Finalmente, el Papa Francisco dijo a los jóvenes, Si estas buscando a tu amigo, ¿Qué haces? Vas a la casa de su madre porque ella sabrá dónde está.

Vamos a María. Madre María, ayúdanos a encontrar a Jesús. María, enséñanos a amar a Jesús. Enséñanos cómo creer en Él y vivir para Él.

Queridos amigos: En un momento renovaremos nuestras promesas Bautismales y al final de la Misa daré una bendición especial para el Año de la Fe. Es para ustedes y sus familias y seres queridos. Les agradezco por haber venido hoy. Amén.

 

Tags: 

Sunday
December 11, 2016
Newspaper of the Diocese of Kansas City ~ St. Joseph